Los incunables

Según el DRAE la palabra incunable procede del latín incunabula.

  1. Se dice de toda edición hecha desde la invención de la imprenta hasta principios del siglo XVI.

La palabra se empieza a utilizar en 1639 por el alemán Mallinckrodt en el folletín “De ortu et gressu antis typographicoe”. Procede del latín como ya hemos dicho y hacía referencia a los pañales o fajas con los que se envolvía a los niños. En sentido figurado se designaba también con ello al lugar de nacimiento y primera residencia. Mallinckrodt denominó a la primitiva época de la imprenta como “prima typographiae incunabula”.

Los incunables son muy apreciados porque son la historia de la imprenta más primitiva.

Salutifera Navis, 1488 a 1498. Grabados atribuidos al taller de Durero. Esta portada es conocida como "La nave de los locos". Fuente

Salutifera Navis, 1488 a 1498. Grabados atribuidos al taller de Durero. Esta portada es conocida como “La nave de los locos”. Fuente

Concretamente los libros hechos entre 1450 y 1500, también llamados paleotipos, antiguos, según la terminología que se utilizaba en el siglo XVIII.

Se calcula que se produjeron entre 30.000 y 40.000 incunables y más o menos 500 ejemplares de cada uno, por tanto unos 20 millones de libros en 50 años.

El libro de proprietatibus rerum por Fray Vicente de Burgos. Impreso en Tolosa por Henrique Meyer de Alemania, 1494. Fuente

El libro de proprietatibus rerum por Fray Vicente de Burgos. Impreso en Tolosa por Henrique Meyer de Alemania, 1494. Fuente

Tipos

Los incunables se clasifican en xilográficos y tipográficos.

Los primeros se realizaban con planchas de madera grabada, entintada y estampada sobre el papel. A estas matrices de madera se las denominaba tabelarios o libros bloque.

Biblia Pauperum, ca. 1440-1450. Países Bajos. Ejemplo de libro xilográfico. Fuente

Biblia Pauperum, ca. 1440-1450. Países Bajos. Ejemplo de libro xilográfico. Fuente

Había dos maneras de imprimir con prensa y a pincel.

Los impresos con prensa se denominan incunables opistógrafos y están impresos por una sola cara. Y los impresos a pincel se llaman anopistógrafos; también están impresos por una sola cara pero luego se pegaban dos hojas, teniendo una sola hoja impresa por las dos caras. Estas hojas podían ir sueltas o cosidas.

Los tipográficos están hechos con letra de tipo móvil. Lo que todo el mundo reconoce por ser Gutenberg el inventor de éstos tipos.

Lo carcer de d´amor composta y hordenada per Diego de Sant Pedro, 1493. Facsímil. Fuente

Lo carcer de d´amor composta y hordenada per Diego de Sant Pedro, 1493. Facsímil. Fuente

Estos primeros libros intentan parecerse a los manuscritos pero también introducen características propias:

  • Carecen de portada –hasta 1500-, los datos relevantes se colocan en el colofón.
  • La primera hoja iba en blanco y se empezaba a escribir en la tercera o a la vuelta de la primera. A mediados de 1470 en la página en blanco se podía poner una indicación del autor y el título o también promocionar la venta del libro.
  • Tienen colofón a modo de identificación dónde aparece el título, autor, impresor, lugar y fecha.
Colofón del libro. Fuente

Colofón del libro El Elogio del Serenísimo Fernando, Rey de España… colaborador Cristóbal Colón. Impresor JohannBergmann, 1494. Fuente

Grabado del mismo libro arriba citado. Página 61. Fuente

Grabado xilográfico del mismo libro arriba citado. Página 61. Fuente

Otra grabado del mismo libro, página final 79. Fuente

Otra grabado xilográfico del mismo libro, página final 74. Fuente

Meditaciones de Juan de Torquemada. Roma, Impresa por Ulrico Han, 1467. Primer libro impreso ilustrado publicado en Italia. Letra gótica, grabados e iniciales de madera. Fuente

Meditaciones de Juan de Torquemada. Roma, Impresa por Ulrico Han, 1467. Primer libro impreso ilustrado publicado en Italia. Letra gótica, grabados e iniciales de madera. Fuente

  • Faltan las letras capitales, excepto en el Salterio de Schoffer. Aparecen los huecos para iluminar a mano o en taco de madera a dos colores, hasta 1499 dónde se generaliza este último.
  • Faltan divisiones en el texto.
  • Generalmente a dos columnas las biblias, litúrgicos y jurídicos. Única columna para la literatura clásica.
Catholicon de Gutenberg y Balbus, 1470. Letra gótica a dos columnas, 66 líneas. Fuente

Catholicon de Gutenberg y Balbus, 1470. Letra gótica a dos columnas, 66 líneas. Fuente

  • Letra gótica para obras religiosas, jurídicas y de consulta. Letra romana para literatura clásica y obras más modernas.
  • No llevan pie de imprenta.
  • Las hojas van foliadas. En España es más característico que se realice en número romanos.
  • No llevan signos de puntuación (para realizar las pausas estaban los calderones, que eran unas letras que iban en color rojo que avisaban al lector de que descansara).
  • Aparecen abreviaturas.
  • La signatura tipográfica son letras o símbolos que se colocaban en la parte inferior de la primera hoja de cada cuaderno para facilitar el trabajo a los encuadernadores.
  • Aparece el reclamo, que es la primera palabra o sílaba colocada a la derecha, debajo de la última línea y que era la misma que iniciaba el recto de la siguiente hoja.
Ejemplos de foliación y signatura de los incunables. Fuente

Ejemplos de foliación y signatura de los incunables. Fuente

  • Los márgenes son generosos.
  • Se usa papel, pergamino o vitela.
  • Suelen ser de gran formato: forma regalis 70 x 30 cm., y forma mediana 50 x 30 cm., aunque había más tamaños.
Apocalipsis de S. Juan, 1470 Alemania. Libro xilográfico. Fuente

Apocalipsis de S. Juan, 1470 Alemania. Libro xilográfico a color. Fuente

  • Incorporan los exlibris (1516, primer exlibris fechado).
  • Aparece el Registro, que es una página índice donde se colocan en orden los reclamos usados a pie de página.
The Nativitatibus (latine). Henricus Bate Magistralis compositio astrolabii, 1485, Venecia. Fuente

The Nativitatibus (latine). Henricus Bate Magistralis compositio astrolabii, 1485, Venecia. Fuente

El primer incunable que se realiza en la península es El Sinodal de Aguilafuente, impreso por Juan Párix en 1472 en Segovia. Famosa también es La Gramática de Nebrija, impresa en Salamanca en 1492. En Sevilla están los impresores llamados los cuatro compañeros alemanes que realizan Las siete Partidas de 1491, etc., otros incunables salieron de las imprentas de diferentes ciudades como Burgos, Zamora, Barcelona, Zaragoza o Toledo.

Gramática Castellana de Nebrija de 1492. Letra gótica a tinta negra y roja. Íncipit y prólogo. Falta Inicial. Fuente: Universidad de Salamanca

Gramática Castellana de Nebrija de 1492. Letra gótica a tinta negra y roja. Íncipit y prólogo. Falta Inicial. Fuente: Universidad de Salamanca

Más información

DAHL, Svend. Historia del Libro (Edición no venal).Madrid: Alianza Editorial, S.A., 2007, p. 316.

ESCOLAR, Hipólito. La imprenta incunable. En: Historia Ilustrada del libro español. De los incunables al siglo XVIII. Madrid: Fundación Germán Sánchez Ruipérez ,2001, p. 586.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Imprenta, Impreso, Incunable. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s