La filigrana o marca de agua

Historia

La palabra filigrana etimológicamente procede del italiano:

Filum (hilo): hilo, hilvanado, filo y vilo.

Granum (grano): partículas de metales.

Por tanto es un diseño tejido con hilo metálico sobre una malla también metálica. Asimismo, se denominan marcas de agua porque no siempre son diseños realizados con hilos pero el agua, sí es el elemento que distribuye la fibra sobre la marca, ya sea de hilo o de otro material, de ahí que éste sea el nombre técnico más apropiado.

Removiendo la pulpa en el agua. Fuente

Removiendo la pulpa en la tina. Fuente

El invento de la filigrana se le atribuye a los italianos, concretamente a la ciudad de Fabriano pero la primera filigrana documentada aparece en un documento de Bolonia del año 1282 con una cruz griega. En España, la primera filigrana es de entre 1269-1300, conservada en el archivo de la Corona de Aragón.

Formadora con filigrana del Molino de Capellades. Fuente

Formadora con filigrana del Molino de Capellades. Fuente

Características

La fabricación de la hoja de papel se sustenta por medio de una rejilla de cobre o latón muy fino y que como consecuencia da el papel verjurado:

  • Los corondeles se disponen de manera vertical, el alambre tiene un cierto grosor y están más separados unos de otros.
  • Los puntizones se disponen en horizontal, están más juntos y como consecuencia el alambre utilizado tiene que ser de un grosor menor.
Formadora con verjura. Fuente: Museu Molí Paperer de Capellades

Formadora con verjura. Fuente

Pues bien es en esta trama dónde se cose la filigrana o marca de agua que solía identificarse con el molino papelero y después también indicaban la ubicación geográfica del molino; era el símbolo manufacturero industrial de un taller. Sobre el alambre se deposita menos celulosa y la filigrana y la trama pueden verse al trasluz, incluso a veces, a simple vista. En el taller trabajaban dos operarios con dos formadoras cuya filigrana era la misma pero con pequeñas diferencias, ya que eran hechas a mano. Estas diferencias se llaman “gemelos” y pueden encontrarse en los cuadernillos de los códices alternativamente.

Es a partir del siglo XIV cuando la filigrana adquiere un criterio objetivo y se consigue identificar la calidad, el gramaje, origen y medidas del papel respecto a otros molinos.

Había más de veinte tamaños de papel: tres cuartos de coquille 220 x 189 mm.; papel de oficios 340 x 230 mm.; papel de marca mayor o de doble marca 640 x 440 mm., entre otros.

La ubicación de la filigrana en la formadora constituye un aspecto importante. Éstas se colocaban en función del plegado, así los más comunes eran in folio, dónde los corondeles están en posición vertical y la filigrana en el centro. In quarto dónde los corondeles están en horizontal y la filigrana está en el pliegue central del cuaderno o in octavo dónde los corondeles están en vertical y la filigrana está plegada por la mitad, por tanto se comparte en los dos márgenes interiores.

DSCN4772

Ubicación de la filigrana. Fuente: Cristina Romero Manso

Tipologías

Estos dibujos eran signos gráficos sencillos o palabras con un carácter identificativo. Los motivos fueron muy diversos: cruces, números y signos. Pero a principios del siglo XIV aparecen filigranas más elaboradas y artísticas, desde animales, soles, escudos, corazones, símbolos religiosos, emblemas y blasones, figuras geométricas y un sinfín de combinaciones. Su utilización varía según épocas y lugares, y lógicamente sufren evolución y se perfeccionan hasta llegar a ser figuras de notable valor artístico.

Sirena y Barco. Fuente: Cristina Romero Manso

Sirena y Barco. Fuente: Cristina Romero Manso

Filigrana de la marca Guarro. Fuente

Torreón de la filigrana de la marca Guarro. Fuente

Vallinas Imprenta militar de Madrid. Fuente

Vallinas Imprenta militar de Madrid. Fuente

La papelera

Elefante de la papelera española, Bilbao. Fuente

Análisis para el estudio de las filigranas

Para el estudio de las filigranas hay varios procedimientos:

  • Calcar manualmente.
  • Fotografía a contraluz.
  • Fotografía por contacto directo.
  • Reproducción con rayos beta.
  • Electrorradiografía
  • Rayos X.

El sistema más rápido y aconsejable es el primero. Consiste en copiar todos los signos visibles, desde la silueta completa de la filigrana hasta los corondeles adyacentes y dos por cada lado del diseño y diez puntizones por encima del dibujo de la filigrana. Este es el protocolo que sigue el Departamento de Artes Gráficas del Museo del Louvre con el fin de normalizar y realizar un corpus de filigranas dónde estén todas descritas.

Calcado de filigrana. Dos manos con variantes. Fuente: Cristina Romero Manso

Calcado de filigrana. Dos manos con variantes. Fuente: Cristina Romero Manso

En 2013, el IPH, colgó en internet las Normas Internacionales para el registro de papeles con o sin filigrana muy útiles para sistematizar estos trabajos: http://www.paperhistory.org/Standards/IPHN2.1.1_es.pdf

Más información

ASUNCIÓN, Josep. El papel. Técnicas y métodos tradicionales de elaboración. Barcelona: Parramón, 2001.

RUÍZ GARCÍA, Elisa. Introducción a la Codicología. Madrid: Fundación Germán Sánchez Ruipérez, 2002.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Filigrana o marca de agua, Papel, Verjura. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s